¿Qué es la in
continencia urinaria?

Se trata de la pérdida involuntaria de orina. Las causas pueden ser diversas, al igual que los niveles de severidad.

La incontinencia urinaria no es una enfermedad como tal, sino que es la consecuencia  de un trastorno en el llenado vesical, provocado también por diversas causas entre las que encontramos: alteración en el esfínter externo, relajación de los músculos del suelo pélvico, alguna lesión orgánica o daño neuronal.

Según las causas y la intensidad se pueden encontrar diferentes tipos (niveles) de incontinencia:

Incontinencia de urgencia: provoca ganas intensar de orinar con frecuencia anormal. Sucede cuando existe algún daño entre los nervios que conectan con la vejiga y el cerebro. Estos daños suelen estar producidos por derrames cerebrales, diabetes, Parkinson, etc.

Incontinencia por sobrecarga o exceso: sucede cuando la cantidad de orina almacenada en la vejiga es superior a la capacidad de ésta. Suele ser más frecuente en hombres.

Incontinencia por esfuerzo: es el tipo más común y tiene lugar cuando se realizan acciones que presionan la vejiga como toser, reír, algún tipo de deporte, etc.

Incontinencia funcional: sucede cuando el sistema urinario está en perfecto estado, sin embargo la persona en concreto no puede hacer uso de él debido a algún trastorno físico (Parkinson, Alzheimer, etc.).

Tratamientos

El tratamiento dependerá de la causa de la incontinencia. En el caso de incontinencias derivadas de infecciones en el tracto urinario, normalmente desaparecerán una vez finalizados los antibióticos.

Sin embargo, las incontinencias crónicas tienen distintos tratamientos como: prótesis vaginales, técnicas de comportamiento, cirugía o productos para la absorción de la orina, entre otros.

Lo que hay que tener en cuenta es que de un modo u otro se puede hacer que la vida de las personas que sufren de sea más fácil.